AÑO 2013
AÑO 2012
AÑO 2011
AÑO 2010
AÑO 2009
AÑO 2008
AÑO 2007
AÑO 2006
AÑO 2005
AÑO 2004
AÑO 2003
AÑO 2002
AÑO 2001
AÑO 2000
AÑO 1999
AÑO 1998
AÑO 1997
AÑO 1996

Revista disponible en formato PDF a partir del número 100

AÑO 2016
nº 145
Noviembre 2016
nº 144
Agosto 2016
nº 143
Mayo 2016
nº 142
Febrero 2016

AÑO 2015
nº 141
Noviembre 2015
nº 140
Agosto 2015
nº 139
Mayo 2015
nº 138
Febrero 2015

AÑO 2014
nº 137
Noviembre 2014
nº 136
Agosto 2014
nº 135
Mayo 2014
nº 134
Febrero 2014

AÑO 2013
nº 133
Noviembre 2013
nº 132
Agosto 2013
nº 131
Mayo 2013
nº 130
Febrero 2013

AÑO 2012
nº 129
Noviembre 2012
nº 128
Agosto 2012
nº 127
Mayo 2012
nº 126
Febrero 2012

AÑO 2011
nº 125
Noviembre 2011
nº 124
Agosto 2011
nº 123
Mayo 2011
nº 122
Febrero 2011

AÑO 2010
nº 121
Noviembre 2010
nº 120
Agosto 2010
nº 119
Mayo 2010
nº 118
Febrero 2010

> inicio

AÑO 2009
nº 117
Noviembre 2009
nº 116
Agosto 2009
nº 115
Mayo 2009
nº 114
Febrero 2009

AÑO 2008
nº 113
Noviembre 2008
nº 112
Agosto 2008
nº 111
Mayo 2008
nº 110
Febrero 2008

> inicio

AÑO 2007
nº 109
Noviembre 2007
nº 108
Agosto 2007
nº 107
Mayo 2007
nº 106
Febrero 2007

AÑO 2006
nº 105
Noviembre 2006
nº 104
Agosto 2006
nº 103
Mayo 2006
nº 102
Febrero 2006

> inicio

AÑO 2005
nº 101
Noviembre 2005
nº 100
Agosto 2005
nº 99
Mayo 2005
nº 98
Febrero 2005


Cada "gurrion" de papel que alumbra nuestra comarca es un guiño a la ilusión y un motivo de esperanza.
Sobrarbe se reconoce como comarca de agua: azul en ríos y embalses, blanca en las cumbres más altas.

AÑO 2004
nº 97
Noviembre 2004
nº 96
Agosto 2004
nº 95
Mayo 2004
nº 94
Febrero 2004
La torre guarda silencio, ya es, otoño en la arboleda. Sin críos, quedan las calles, cuando la noche se acerca.
Los inviernos y las lluvias transmutan la madera en arte;arrugas que hablan de vida en los arboles de Sobrarbe.
En Sobrarbe en primavera, hay encuentros, romerías y las gentes lo celebran con fiesta y con alegría.
Una ventana en un muro es un ojo algo especial: la esperanza de la luz y un golpe a la oscuridad.

> inicio

AÑO 2003
nº 93
Noviembre 2003
nº 92
Agosto 2003
nº 91
Mayo 2003
nº 90
Febrero 2003
El otoño colorea de amarillo, rojo y ocre y emblece e ilumina las arboledas y bosques.
Por los valles de Sobrarbe, otra vez, este verano, muchas gentes vivirán unos días de descanso.
La Comarca de Sobrarbe es, ya feliz realidad. Su futuro, un desafío para vivir y soñar.
Millones de voces dejaron, a lo largo del planeta, un grito fuerte y bien claro: ¡No queremos que haya guerra!.

AÑO 2002
nº 89
Noviembre 2002
nº 88
Agosto 2002
nº 87
Mayo 2002
nº 86
Febrero 2002
En los circos y montañas, que jalonan nuestros valles, se esconden sueños y mitos de las gentes de Sobrarbe.
Beluns lugars de Sobrarbe fa tiempo que no fan fiesta: os tiempos y as chens deixón as casas y as calles buedas.
El agua es en Sobrarbe elemento natural; un espejo que refleja su vida tradicional.
Los árboles tienen hojas y los "gurriones" también. Necesitan savia y vida para que puedan crecer.

> inicio

AÑO 2001
nº 85
Noviembre 2001
nº 82
Febrero 2001
Desde una vez hubo vida, hoy sólo hay desolación. ¡Cuántos pueblos destruidos por la civilización...!
Son un mar de hierba verde las praderas de montaña. Comedor privilegiado donde apacientan las vacas.

AÑO 2000
nº 81
Noviembre 2000
nº 80
Agosto 2000
nº79
Mayo 2000
El pantano de Mediano se parece mucho a un mar, con la torre como un barco a punto de naufragar.
Cuando llega el mes de agosto a los pueblos de Sobrarbe, las fiestas y la alegría llenan de vida sus calles.
Cuando llegues a Sobrarbe, en otoño o primavera, ¡mira el guiño que te hace nuestra Peña Montañesa!

> inicio

AÑO 1999
nº 76
Agosto 1999
El pasado seis de Junio, la montaña bajó al llano y dijo con voz bien clara: ¡No queremos más pantanos!


AÑO 1998
nº 74
Invierno 1998
nº73
Otoño 1998
nº 72
Verano 1998
nº 71
Primavera 1998
Entre toz imos a fer que tornen as chamineras a donar siñals de bida con abundante fuemera.
En las orillas del Ara hay pueblos deshabitados y una amenaza en el aire: la sombra de un pantano.
La torre es mudo testigo de lo que pasó en Mediano: un pueblo entero descansa en el fondo de un pantano.
Como este clavo de hierro se funde con la madera, así se aferran las gentes a su pueblo y a su tierra.

> inicio

AÑO 1997
nº 70
Invierno 1997
nº69
Otoño 1997
nº 68
Verano 1997
nº67
Primavera 1997

AÑO 1996
nº 66
Invierno 1996
nº 65
Otoño 1996

> inicio